DJ14LHR-21.jpg
DJ14LHR-20.jpg
DJ14LHR-19.jpg
DJ14LHR-18.jpg
DJ14LHR-17.jpg
DJ14LHR-16.jpg
DJ14LHR-15.jpg
DJ14LHR-14.jpg
DJ14LHR-13.jpg
DJ14LHR-12.jpg
DJ14LHR-11.jpg
 Categorías
 
ENTREVISTA DE DAKOTA JOHNSON PARA STELLAR
 
Published by:
  2017/11/16
 

“El sexo vende,” dice Johnson — un eufemismo, viniendo de la estrella del fenómeno de la historia de éxito Cincuenta Sombras de Grey. La joven de 27 años se ha forjado su nombre como Anastasia Steele, una inocente estudiante embarcada en una aventura con el sadomasoquista multimillonario Christian Grey, interpretado por Jamie Dornan.

La pareja regresa en Cincuenta Sombras Más Oscuras, que se estrena en cines esta semana. Como secuela, promete ser más sexy, más emocionante y — sí — más oscura que la primera película de la trilogía. Aunque aún sigue siendo la “sumisa” de Christian, el papel de Anastasia es diferente. “Ves su evolución de una niña semi-dócil e inhibida a una mujer directa y fuerte,” cuenta Johnson a Stellar en un tráiler en el estacionamiento de Universal Studios, en las afueras de Los Ángeles.

Recaudando $756 millones en todo el mundo, Cincuenta Sombras fue una prueba, si es que se necesitaba, de que hay un gran público para el cine erótico dirigido a las mujeres. “Las películas que exploran la sexualidad femenina son raras. Es por eso que me atrajo,” dice Johnson. La actriz había aparecido en las películas The Social Network y 21 Jump Street, pero fue su papel como Anastasia lo que la llevó al estrellato. “Ha sido un torbellino total desde que se estrenó la película,” dice ella.

No ajena a la luz pública, Johnson proviene de un ilustre linaje de Tinseltown. Es hija de los actores Melanie Griffith y Don Johnson, que se casaron dos veces y finalmente se divorciaron en 1995. Antonio Banderas, que estuvo casado con Griffith durante 19 años, es su padrastro, y su abuela es Tippi Hedren, musa de Alfred Hitchcock. Así que no es sorprendente que actuar sea una segunda naturaleza para ella. “Pasé toda mi infancia en sets de rodajes y siempre estábamos viendo películas,” dice Johnson, quien hizo su debut en la pantalla a los 10 años junto a su madre en Crazy in Alabama, dirigida por Banderas.

Aunque privilegiada, la infancia de Johnson tuvo sus complicaciones. Tiene un medio hermano mayor, Alexander, del primer matrimonio de su madre; una media hermana, Stella, 20 — hija de Griffith y Banderas — y cuatro medios hermanos por parte de su padre. Johnson y Alexander “viajaríamos dos semanas con mamá si estuviera en una localización, por ejemplo, en Budapest, y dos semanas con mi padre si estuviera rodando en San Francisco. No lo cambiaría y no me arrepiento … no es que tuviera otra opción.”

No obstante, “me metería en todo tipo de problemas,” añade. Johnson no dio más detalles, pero pasó un tiempo en rehabilitación por abuso de drogas a los 17 años. Sus padres eran estrictos. “Me castigaron mucho,” recuerda. “Pero sobretodo fueron simplemente un apoyo.”

Su temprana vida peripatética significó que hubo desafíos educativos. “Mi hermano y yo viajábamos con un tutor, así que no fui al colegio hasta los 10 años. Fue difícil,” admite. “Nunca pasé un año completo en el colegio; Me sacaban si mis padres estaban en un rodaje. No sabía cómo gestionar mi tiempo, hacer la tarea, o incluso permanecer en clase todo el día. Estaba acostumbrada a ir a museos y viajar hablando con la gente. Me encanta aprender — pero odiaba el colegio.”

La actriz describe a Griffith como “una madre increíble, la mujer más cariñosa y generosa.” También está inspirada por su abuela, “una mujer fuerte. Es la imagen de la elegancia y paso mucho tiempo con ella.” Johnson cuenta a Stellar que trabajó con Hedren en su reciente libro, Tippi: A Memoir, en el que la mujer de 87 años reveló que fue víctima de acoso sexual por parte de Hitchcock, quien estaba obsesionada con ella. “Ella no estaba padeciendo nada de eso”, declara Johnson. “Fue extremadamente deliberada y se protegió a sí misma. Hitchcock le dijo que iba a arruinar su carrera y ella dijo ‘Haz lo que tengas que hacer’ y se fue.”

¿Tendría Johnson la valentía de hacer lo mismo? “Sí,” dice. “Está en mi sangre. Todas somos mujeres muy fuertes. Fui criada de esa forma — soy asertiva si necesito serlo y tengo una fuerza interior. Todas somos mujeres muy fieras.”

La carrera de su madre se disparó en los años 80, e incluyó una nominación al Oscar por Working Girl (1988), pero ha estado recientemente ausente de las pantallas. Johnson arremetió contra la negligencia de Hollywood el año pasado, preguntando, “¿Por qué mi madre no está en las películas? Ella es un actriz extraordinaria,”  y agregó que la industria es “jodidamente brutal.”

“Creo que es muy difícil para las mujeres,” dice ahora. “Pero también, como artista, tu vida evoluciona, y a veces ya no quieres hacer películas”. En el caso de su madre, “creo que es un poco de ambas cosas,” dice. ¿Algún plan para actuar junto a Griffith? “Eso sería increíble. Me encantaría hacer eso.”

Si bien es difícil ver a la familia, Johnson dice que sus seres queridos apoyaron su decisión de trabajar en Cincuenta Sombras: “Si es algo que me hace feliz, les gusta.” En realidad ninguno de ellos vio la primera película. “Sería como si me vieran brutalmente asesinada. ¿Por qué querrían ver eso? Es inapropiado.”

La nueva entrega tiene aún más escenas de sexo. “Son explícitas,” dice Johnson. Filmarlas “a veces era incómodo. Te sientes vulnerable. Hay momentos en que estás esposada o con los ojos vendados, te quitan los sentidos y hay una gran ansiedad, pero todavía estoy tratando de hacer mi trabajo. Hubo momentos que eran difíciles, emocionales y físicos. No es algo a lo que realmente te acostumbres, pero confío en Jamie,” dice sobre su coprotagonista. “Él es extremadamente protector conmigo.”

El veterano cineasta James Foley (Who’s That Girl ) estuvo a cargo de esas difíciles escenas después de un enfrentamiento muy publicitado con la autora de los libros, E.L .James, llevó a la directora de la primera parte, Sam Taylor-Johnson, a renunciar a la franquicia. El cambio de jefes, dice Johnson, “fue inicialmente aterrador, porque estaba cómoda y sabía qué esperar de Sam. Pero James tiene un ojo real para el cine y todos trabajamos muy bien juntos.”

El respeto es mutuo. Foley elogia mucho a su protagonista femenina, comparándola con “Jane Fonda en su mejor momento … Creo que la actuación de Dakota es tan brillante como la de Fonda en [el clásico de culto de 1971] Klute, en términos de complejidad psicológica,” dice.

La química en pantalla de Dornan y Johnson, dice Foley, nació de una auténtica camaradería entre los actores. “Filmamos durante 103 días y estoy aquí para testificar con un detector de mentiras que nunca vi un momento de irritabilidad. Hay un increíble sentido del humor entre los dos. El sexo es, sí, BDSM, e intenso, pero en mitad de una cosa muy intensa, uno de ellos sonríe o una risita estalla.”

Una pregunta todavía divide a los críticos y observadores: ¿son las películas degradantes para las mujeres? Para Johnson, ofrecen “un mensaje positivo, alentando a las mujeres a ser audaces, sin miedo y con confianza; para amarse a sí mismas y a sus cuerpos.” Ella ve a Anastasia como un modelo a seguir, no como una víctima; “una mujer joven que tiene cantidades insanas de autoestima. Es muy honesta con respecto a su evolución desde una jovencita convirtiéndose en mujer, explorando su sexualidad. Todo es consensuado; todo es elección de ella.”

Aunque algunos activistas han pedido a los fanáticos que boicoteen la película, argumentando que promueve la violencia contra las mujeres, como todos los involucrados en el proyecto, el director Foley acepta que la protagonista tiene mucho control — y la distinción entre fantasía y vida real nunca es borrosa. “Ana descubre que hay situaciones sexuales donde disfruta ser dominada, pero está muy claro que, fuera del dormitorio, eso es lo último que va a pasar.”

Más allá de la potencia de taquilla que es Cincuenta Sombras , Johnson, quien cita a Nicole Kidman, Michelle Pfeiffer y Gena Rowlands como modelos a seguir, ya ha protagonizado junto a luminarias como Johnny Depp y Tilda Swinton, y tiene una gran variedad de proyectos futuros. Y con su celebridad en aumento, es lo suficientemente inteligente como para mantener su vida personal fuera del centro de atención. Soltera después de una relación de dos años con el rockero Matthew Hitt, Johnson no hablará sobre el romance, y afirma llevar una “vida discreta” en la que la intrusión no deseada de los medios “en realidad no me ocurre mucho”.

El próximo año aparecerá en Cincuenta Sombras Liberadas, la última película de la trilogía. Después de eso, “no sé hacia dónde me dirijo — todo lo que sé es que quiero hacer películas,” dice, y revela que, fuera del trabajo, sueña con tener hijos y mudarse del país. “Crecí en un rancho en Colorado, montando a caballo. La vida es simplemente simple allí. Es un lugar especial para mí. Algún día me encantaría tener eso para mí … y para mi familia.”

Traducido por: Cincuenta Sombras ES

Fuente: The Daily Telegraph – Stellar

  (0) Comments      Read MORE      Filed Under: Noticias Dakota Johnson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *